Tarifas Eléctricas: Los desafíos de los clientes regulado versus los beneficios de ser cliente libre

Tarifas Eléctricas: Los desafíos de los clientes regulado versus los beneficios de ser cliente libre
  • Siendo cliente libre podrás sobrellevar el descongelamiento de las tarifas eléctricas, a través del uso de energías renovables.
  • Luego de la última actualización del PNP que se realizó en el año 2019, las tarifas de los clientes regulados fueron “congeladas” y desde entonces se ha generado una deuda que hoy alcanza más de 5.500 MMUSD. 
     
  • El día 30 de abril del 2024 se publicó en el diario oficial la nueva ley que estabiliza el precio para los clientes regulados y que busca resguardar a las familias más vulnerables del país, con un subsidio permanente. 

Mayo, 2024.- En el sistema eléctrico del país existen dos tipos de consumidores de energía: los clientes libres y los clientes regulados, siendo los primeros aquellos que no están sometidos a la regulación de precios, y los segundos, los consumidores residenciales y comerciales/industriales pequeños que están sujetos a tarifas no negociables. 

Los precios de la energía para los clientes regulados se obtienen a partir de los denominados “Precios Nudo de Largo Plazo (PNLP)” que se calculan en base a contratos celebrados entre diversas empresas de generación y las empresas concesionarias de distribución a lo largo del SEN, a través de procesos de licitaciones públicas  

Agrupando las distintas licitaciones, es decir, los distintos PNLP se obtiene el “Precio de Nudo Promedio” o PNP que es determinado por la Comisión Nacional de Energía (CNE), quien a través de un Informe Técnico comunica sus resultados al Ministerio de Energía, el cual procede a su fijación mediante la dictación de un Decreto publicado en el Diario Oficial. 

“Luego de la última actualización del PNP que se realizó en el año 2019, las tarifas de los clientes regulados fueron “congeladas”, esto dado el contexto social: estallido social y la pandemia”. 

Desde entonces se ha generado una deuda que hoy alcanza más de 5.500 MMUSD debido a las leyes de estabilización de tarifas conocidas como PEC 1 y PEC 2, siendo esta última ley a la cual se incluyó una nueva actualización del Precio Nudo Promedio (PNP), pero solo para clientes con consumos mayores a 500kWh, para los demás clientes se creó un precio estabilizado y una serie de cargos que se muestran en la siguiente tabla: 

Ahora bien, el día 30 de abril del 2024 se publicó en el diario oficial la nueva ley que estabiliza el precio para los clientes regulados y que busca resguardar a las familias más vulnerables del país, frente a la actualización que se hará del PNP durante este año y que refleja los “verdaderos costos de producir la energía”. 

En la ley se indica que existirá un subsidio que ayudaría al 40% de las familias más vulnerables del registro social de hogares (aprox. 1.100.000 hogares), a través del beneficio de “una bolsa equivalente a 130kwh/mes”. 

También destacamos la modificación al cargo Mecanismo de Protección al Cliente (MPC), el cual reemplaza al modelo anterior pasando de un cargo variable a uno. Este cargo fijo tendrá un valor de 22 pesos por kWh/mes desde la promulgación hasta el 2027 y luego de esto será de 9 pesos hasta el 2035. Todo esto indexado según IPC. 
 

Actualización PNP 2024 y comparación de precios: la incertidumbre continúa 

Con todo esto en mente, según las proyecciones del mercado, el nuevo PNP refleja precios más altos que los actuales, donde los clientes regulados que tengan grandes consumos recibirán el impacto del MPC y actualización a uno fijo.  

Sumado a esto la última licitación de energía dejó en evidencia la poca competitividad que existe actualmente en la oferta de precios para clientes regulados, volviendo a darse escenarios que se daban en licitaciones pasadas con precios más elevados. 

Ahora bien, lo bueno ante esta noticia es que la ley permite que los consumidores entre 500 kW y 5.000 kW de potencia conectada puedan optar a su régimen de tarifa, es decir elegir entre cliente libre y regulado.  

Al pasar de ser cliente regulado a cliente libre, este último puede negociar con una empresa comercializadora o distribuidora el precio de la energía, evitando así estar sujeto a los precios regulados que cobran las distribuidoras. Además, los consumidores pueden acceder a contratos de largo plazo manteniendo un buen precio y optando además a suministrarse de energía proveniente de fuentes renovables, aportando así la sostenibilidad de su negocio, procurando un menor impacto ambiental reduciendo así sus emisiones de CO2.  

Con mayor libertad para decidir, funciona la libertad de mercado, se activa la competitividad y también impulsa la industria.